Archivo mensual: marzo 2011

Bedlam, a oscuras da hasta miedo

O sustos, más bien.

Bedlam es un antiguo hospital psiquiátrico que ha sido convertido en un bloque de apartamentos de lujo. Theo James encarna a Jed, un chico que puede ver los fantasmas y cómo mueren, lo que le mantuvo en psiquiátricos muchos años. Va hacia Bedlam (y se queda) por su prima, Kate (Charlotte Salt), que aparentemente está en peligro.
Convivirá con Ryan y Molly (William Young y Ashley Madekwe) en este sitio donde si no ocurre nada es raro.

En cada episodio un fantasma vuelve (porque quiere hacerle daño a alguien que vive en Bedlam) y Jed intenta que no hagan daño a nadie y que vayan al más allá (sea donde sea eso).

Yo no creo en fantasmas ni nada por el estilo, pero la serie está bastante chula, y los actores son muy buenos. El suspense se mantiene y es recomendable verla a oscuras.

Lo único malo es que son cinco episodios de nada y el último te deja en vilo. Otra vez, y como de costumbre en la televisión británica, habrá que esperar una eternidad para ver nuevos episodios (si es que sacan). Por mi parte no puedo esperar a que esto ocurra.

Visualmente la serie es genial. Todos los decorados y maquillajes de fantasmas son magníficos. Y cuando los fantasmas hacen cosas malas y queman o manchan cosas está realmente bien hecho. Los detalles son muy importantes en esta serie, ya que pueden darte pistas y he de decir que he encontrado pocos errores de continuidad o similares.

Lo que me destartaló un poco fue los cambios en algunos aspectos de la trama. En algunos momentos la serie deja entrever que Kate es maligna pero luego como que se abandona la idea… No sé, fue un poco raro. Quizás en los nuevos episodios de una segunda temporada sí que retomen la idea y hayan sido sólo imaginaciones mías.

Pues eso, recomiendo que la veáis ya que es bastante original y (que yo sepa) es una de las pocas pasables de este tipo ahora.

Nota:
IMDb y yo últimamente no coincidimos en nada… Será posible. Ahí tiene un 5,7. Yo le pongo un 7,5.

Enlaces:
Wikipedia.
IMDb.

Anuncios

Being Human, ni fu ni fa

Otra malilla.

Esta, la pena, es que podría haber sido buena. De verdad que sí. Me explico.

Hicieron un episodio 1×00, como piloto. En este, el vampiro es Guy Flanagan y la fantasma es Andrea Riseborough. Esos dos actores los cambiaron por Aidan Turner y Lenora Crichlow. ERROR. La nueva fantasma si acaso pasa, pero el vampiro lo hacía a la perfección Flanagan, ¿por qué cambiarlo?

He leído que era porque la BBC quería darle un toque de comedia, que no sea un drama, que el vampiros de Flanagan era muy gluaco, demasiado triste y reflexivo. No te fastidia, llevas cien años vivo (o medio vivo), lo mínimo que puedes hacer es volverte reflexivo.

La serie va sobre cómo la fantasma, el vampiro y el hombre lobo conviven el día a día. La idea es buena. En los episodios que siguieron al piloto, cambiaron también la personalidad de los personajes (para darle el toque humorístico, supongo) y eso fue otro error. De hecho, los personajes del piloto me resultaron más graciosos. Un humor ácido con un toque de “la vida es así” que es lo más lógico dada la serie.

O Aidan Turner lo hace fatal o es que los cambios eran malos. Mi teoría es ambas cosas.

Cambiando los personajes hicieron de un drama/comedia-ácida a un drama mediocre que te hace decir que si es para eso, las criaturas sobrenaturales no deberían existir.

Hay tres temporadas, 23 episodios (piloto incluido). Habrán más en 2012. Si tengo tiempo que perder veré los nuevos capítulos, aunque lo dudo.

Hay una versión estadounidense. No pienso ni verla.

Nota:
IMDb y yo discrepamos en esta también. Tiene un 8,2. Yo le pongo un 4,2.

Enlaces:
IMDb.
Wikipedia.

Anexo I: recomiendo ver sólo el piloto. Así no hay decepción.


John Doe: lo único que me me gustó fue el final

He dicho.

John Doe, interpretado por Dominic Purcell, es un tipo que se despierta en una isla desnudo y no recuerda quién es. Es lo único que no sabe: quién es. Porque sabe todo lo demás. Toda la información del mundo y más allá (resto del universo, quiero decir). Datos significativos o chorradas, lo sabe TODO.

Decide ayudar a la policía para ver si así puede encontrar su identidad. Sufre de ceguera cromática (lo que tiene que ser una putada) pero algunas cosas las ve en color. Váyase usté a saber. Ni él mismo sabe por qué.

Yo, sencillamente, no me lo trago. Es imposible saber TODO sobre TODO. Y si lo sabe todo, ¿por qué no hace algo más útil, como cirujano de trasplantes? Tampoco me creo eso de ver algunas cosas en color… No son momentos en los que lo ve todo en color, no. Son algunos objetos o personas que ve en color. Venga ya…
Poco a poco va descubriendo toda una red que quiere algo de él, pero ni su magnífico cerebro sabe ni qué quieren ni quiénes son.

La serie fue cancelada al cabo de 21 episodios de una única temporada. Y lo único que mola de esos 21 episodios es la última escena. Todo lo demás es insulso. Lo único que resulta interesante es los datos que suelta por doquier.

Nota:
Por una vez IMDb y yo discrepamos. En ella tiene un 8,2. Yo le pongo un cuatro.

Enlaces:
IMDb.
Wikipedia.


This Is Not My Life, mi primera neozelandesa

Y para ser una primera, no está nada mal.

Voy a ser sincera: aprendí la existencia de esta serie porque el actor principal actúa en la nueva de V y llamó mi atención, por así decirlo. Busqué su ficha en IMDb (dónde sino) y vi que había hecho esta serie, en la que protagonizaba el papel principal. Corrí a comprármela, pero no la encontré, así que me la descargué (ya me he dado un azote en la mano, no os preocupéis).

Creo que la vi en dos días, quizás tres. Engancha a muerte.

Alec Ross, interpretado por Charles Mesure (groar, si se me permite) se despierta una mañana y no recuerda nada: ni quién es, ni dónde está ni con quién vive. Su mujer, Callie Ross (Tandi Wright) es la típica ama de casa, adora a sus dos hijos y parece que no ha roto un plato en su vida.
La serie se desarrolla en la idílica ciudad de Waimoana. Demasiado idílica. Es 2020 y todo es tecnología respetuosa con el medio ambiente, modernidad. Justo como queremos que sea el futuro. El problema es que Alec Ross se da cuenta de que no es del todo idílica en realidad y que hay algo detrás de todo ese tinglado.
La doctora Natasha Collins (Tania Nolan) es la médico de las clínicas ‘Wellness’. Desde el principio se ve que sabe más que la populación pero es sólo cuando ya avanzada la serie, su personaje se hace interesante y donde interactúa más con Ross.
Cuando Alec Ross conoce a Jessica Wilmott (Miriama McDowell) es cuando ya no puedes dejar de ver episodio tras episodio. Jessica, como Alec, intuye que no pertenece en Waimoana y que hay algo raro. Es cuando se conocen que empiezan a investigar realmente qué es Waimoana y qué hacen todos allí. El problema es que Gordy Leach (Steven A. Davis) está enamorado de Jessica y la relación se hará difícil.

Al principio, andas un poco perdido (o perdida, en mi caso). Te preguntas que qué narices pasa y suspiras pensando que va a ser un drama familiar; de esos que se suponen que acongojan el corazón. Pero en realidad, es una serie muy interesante, que a cada episodio desvela cosas y esconde otras. Luego empiezas a sospechar y si eres un poco conspiranoide, como yo, te haces una buena idea de lo que ocurre antes de que se haga claro. Esto le podría quitar interés a la serie, pero cuando se sospecha algo, siempre se busca una confirmación, así que compensa.

El acento neozelandés es curioso y difícil de comprender si no se está acostumbrado (lo cual no es mi caso) pero para eso dios inventó los subtítulos.

Hay trece episodios de unos cuarenta minutos cada uno. De momento sólo hay una temporada y no se sabe si harán una segunda. Habrá que rezar para que tengan dinero en Nueva Zelanda y puedan hacerla.

Nota:
En  IMDb tiene un 8,3. Yo le pongo un 8,5.

Enlaces:
Wikipedia (en inglés).
IMDb.

By the way, happy Saint Patrick’s Day!


Luther, el policía que no estamos seguros de querer cerca de casa

Luther, también de la BBC, cuenta la historia de un buen detective de la policía pero que tiene problemas para controlar su temperamento.

Idris Elba da fondo y forma al personaje de Luther. Su capacidad de gestión y de ser un buen policía se ve cuestionada cuando “deja caer” a un asesino de chicas jóvenes. Esto provoca problemas en su matrimonio al igual que en su trabajo. Indira Varma es Zoe Luther, su mujer. Están separados y ella está con Mark North (Paul McGann) aunque sigue teniendo mucho afecto por Luther.
El compañero de John Luther es el detective Justin Ripley (Warren Brown), que todos adoramos en seguida. Ripley admira a Luther y está con él hasta en los momentos más difíciles. También son compañeros de armas Ian Reed (Steve Mackintosh) y Rose Teller (Saskia Reeves).

La serie empieza con el caso del asesinato de los padres de Alice Morgan. Alice Morgan (Ruth Wilson) es una científica sin empatía alguna, que tiene una ligera obsesión con John Luther. No se sabe bien por qué, pero esto hace que Alice Morgan acompañe a Luther durante toda la serie. Esta amistad resulta ser muy peligrosa para el detective pero ella será la única que le quedará cuando todo se va al traste.

Es una serie policíaca diferente. Con mucha tensión emocional y mucha humanidad. No sólo es la increíble capacidad de resolver casos, sino también lo difícil que es llevar una vida normal fuera del cuerpo de policía. La historia gira en torno a la relación Luther-Alice-Zoe-North, la cual es muy interesante.

Hay seis episodios hasta la fecha y se va a producir un episodio de dos horas que será emitido en septiembre/octubre de 2011.

Nota:
En IMDb tiene un 8,5. Yo le pongo un 8.

Enlaces:
Wikipedia (en inglés).
IMDb.


Sherlock: Sherlock Holmes reinventado.

Esta es, sin duda, una de las mejores series que he visto últimamente.

Olvidaros de todas las versiones que conozcáis de este personaje que todos conocemos. En ‘Sherlock’, la BBC le da una vuelta completa a Sherlock Holmes, haciéndolo moderno.

Benedict Cumberbatch es quien encarna a Sherlock y lo hace de maravilla. No conocía a este actor. Martin Freeman hace de su inseparable Dr. Watson. Este actor sí que lo conocía, hizo Tim en The Office (UK).

Dr. Watson acaba de volver la guerra de Afganistán, con una molestia en la pierna. No tiene mucho dinero y necesita compañero de piso. Sherlock no trabaja para la policía, pero colabora con ellos muy a menudo. Ambos se conocen y, pese a que parece que Sherlock exaspera al Dr. Watson, se van a vivir juntos.
La serie se centra en distintos crímenes que Sherlock y Watson se rompen la cabeza para resolver. Hay tres episodios de hora y media cada uno (¡adoro la televisión británica!) y cuando terminas de ver la serie sólo pides que la segunda temporada venga pronto.

Todo en esta serie es perfecto. Todo calculado al milímetro. El personaje de Sherlock Holmes es enigmático, claramente sociópata y no se sabe muy bien si homosexual. Y es que el misterio que rodea a Sherlock en esta versión es la clave del enganche de esta serie. Es muy inteligente y deductivo, tiene su propio blog (el Dr. Watson también) y no tiene ningún miedo a decir lo que piensa.

Probablemente le peguen un puñetazo a alguien así si lo conocen en persona. Pero yo debo admitir que lo adoro. Lo observa y analiza todo. Es como si tuviese una máquina de calcular en su cabeza.  Decididamente genial.

Esta serie dejó el listón muy alto para las series que voy a ver posteriormente.

Nota:
En IMDb tiene un 9,0. Estoy de acuerdo.

Enlaces:
Wikipedia (en inglés).
IMDb.


A %d blogueros les gusta esto: