Archivo de la categoría: Drama

Carnivàle, inexplicable que la cancelaran

Dios mío, ¿por qué? ¿¡Por qué?!

Carnivàle es una de es una de esas series que se han cancelado y todos los que la hayan visto nos decimos: ¿es que no existe un dios?
(No creo en dios, pero se entiende perfectamente lo que quiero decir.)

Carnivàle cuenta dos historias: la de un chico que se ha escapado de prisión (suponemos, ya que no hablan de ello en la serie) y se encuentra con un medio freak show. Los freak show, para quien no lo sepa, son circos que tienen ‘bichos raros’ como una mujer barbuda o un adivino. Ya no existen (al menos que yo sepa). Fueron ilegalizados hace muchos años.
Este es sólo medio freak show porque tiene cosas ‘normales’ de un circo, como una rueda de esas gigantes. Eso sí, sigue siendo mayoritariamente para adultos.

La segunda historia es de un católico un tanto oscuro que ninguna persona con un gramo de inteligencia se acercaría.

Las dos historias transcurren paralelamente y pronto nos damos cuenta de que están unidas por algo turbio. La serie está situada en EEUU, en 1934, durante la gran depresión. Lo que es muy influyente en cómo transcurre la historia y cómo se llega a ciertas situaciones.

Nick Stahl hace de Ben Hawkings, el prisionero que recogen en la carretera, y el cura (Brother Justin Crowe) es Clancy Brown. Decir que actúan bien es quedarse cortos. Interpretan papeles no sólo difícil de hacer, sino también complejos psicológicamente y lo hacen a la perfección.

No hay que olvidar otros buenos actores: Michael J. Anderson que hace de Samson (el vicepresidente del circo), Tim DeKay que hace de ayudante para montar el circo y Amy Madigan, que hace de Iris Crowe (la hermana de Justin).

La verdad es que no quiero hablar demasiado de la trama porque es fascinante descubrirla. Normalmente reflexionas y piensas en qué viene después pero esta serie es inescrutable. Toda la serie es un gran misterio. Es HBO demostrándonos que puede hacer una serie magnífica en todos sus aspectos.

La primera temporada obtuvo récord de audiencia pero la segunda decayó tanto que tuvieron que cancelarla. Se emitieron 24 episodios (doce por temporada) y ya está (nótese mi gran tristeza).  Yo recuerdo que cuando la vi me enganché tanto que dejé de dormir y de estudiar (de ahí que suspendiera un examen). La serie era tal que aun con el ordenador apagado no podía dormirme pensando en ella.

Compremos todos esta serie, a ver si así con el dinero hacen nuevos episodios.

Nota:
En IMDb tiene un 8,9. Totalmente de acuerdo.

Enlaces:
IMDb.
Wikipedia.

Anuncios

Dead Set, un apocalipsis zombie británico

¿Te gustan los zombies? Esta es tu serie.

Este tipo de series por normal general no me gustan. Simplemente porque suelen ser demasiado ‘fantasma’ y siempre tienen la figura de héroe. Al final, todas son iguales. Esta no. Esta es la más realista que yo conozca.

Sí, los zombies no existen y probablemente jamás existan pero pensémoslo: si un apocalipsis zombie se desatara, ¿qué ocurriría realmente? ¿Sabríamos por qué ha ocurrido? ¿Podríamos remediarlo?

La regla número uno de los seres humanos es sobrevivir. Bien, si hubiese zombies, el individualismo se instalaría al principio. Cada uno salva su propio pellejo y los demás dan igual. No  hay espacio para la compasión ya que, en el fondo, aparte de luchar contra zombies lucharíamos los unos contra los otros para comida.
Al cabo de un tiempo, la soledad se instalaría y necesitaríamos desesperadamente el contacto humano. Empezaría una búsqueda para crear nuevas comunidades y después perpetuar la especie.

No sabríamos qué ha ocurrido realmente ni por qué. Es simple lógica: ¿qué va antes, la televisión o la vida? Dudo mucho que las comunicaciones continuaran. Y aunque siguiesen emitiendo cosas dudo también que un gobierno informara de “Uy, ha habido un accidente y em… bueno… la hemos cagado un pelín. Suerte, ¡eh!”.
Lo que harían sería: intentar solucionarlo sin que el pueblo se entere. Si lo consiguen: dossier top secret. Sino: “no sabíamos nada de esto. No podemos protegeros”.

En el segundo caso (el gobierno no ha podido hacer nada), ¿qué vamos a poder hacer nosotros, entonces? ¿para qué vas a ser un héroe? En la vida real no existen. Sólo en el mundo de la abeja Maya.

Llamadme pesimista, pero de verdad que dudo que la raza humana (viva, se entiende) pueda sobrevivir a una estampida zombie.

En fin. Esta miniserie es del Reino Unido, como ya hemos establecido, y su peculiaridad es que la historia transcurre en los estudios del gran hermano británico: Big Brother. Los que están confinados en la casa no se enteran de lo que ocurre fuera.

(No digo mucho más de la trama, que lo estropeo)

Hala, os dejo que IMDb os cuente el resto.

Nota:
Esta vez estamos de acuerdo. En IMDb tiene un 8,1. Yo le pongo un 8.

Enlaces:
IMDb.
Wikipedia.

Anexo: los maquillajes son impresionantes.


Being Human, ni fu ni fa

Otra malilla.

Esta, la pena, es que podría haber sido buena. De verdad que sí. Me explico.

Hicieron un episodio 1×00, como piloto. En este, el vampiro es Guy Flanagan y la fantasma es Andrea Riseborough. Esos dos actores los cambiaron por Aidan Turner y Lenora Crichlow. ERROR. La nueva fantasma si acaso pasa, pero el vampiro lo hacía a la perfección Flanagan, ¿por qué cambiarlo?

He leído que era porque la BBC quería darle un toque de comedia, que no sea un drama, que el vampiros de Flanagan era muy gluaco, demasiado triste y reflexivo. No te fastidia, llevas cien años vivo (o medio vivo), lo mínimo que puedes hacer es volverte reflexivo.

La serie va sobre cómo la fantasma, el vampiro y el hombre lobo conviven el día a día. La idea es buena. En los episodios que siguieron al piloto, cambiaron también la personalidad de los personajes (para darle el toque humorístico, supongo) y eso fue otro error. De hecho, los personajes del piloto me resultaron más graciosos. Un humor ácido con un toque de “la vida es así” que es lo más lógico dada la serie.

O Aidan Turner lo hace fatal o es que los cambios eran malos. Mi teoría es ambas cosas.

Cambiando los personajes hicieron de un drama/comedia-ácida a un drama mediocre que te hace decir que si es para eso, las criaturas sobrenaturales no deberían existir.

Hay tres temporadas, 23 episodios (piloto incluido). Habrán más en 2012. Si tengo tiempo que perder veré los nuevos capítulos, aunque lo dudo.

Hay una versión estadounidense. No pienso ni verla.

Nota:
IMDb y yo discrepamos en esta también. Tiene un 8,2. Yo le pongo un 4,2.

Enlaces:
IMDb.
Wikipedia.

Anexo I: recomiendo ver sólo el piloto. Así no hay decepción.


John Doe: lo único que me me gustó fue el final

He dicho.

John Doe, interpretado por Dominic Purcell, es un tipo que se despierta en una isla desnudo y no recuerda quién es. Es lo único que no sabe: quién es. Porque sabe todo lo demás. Toda la información del mundo y más allá (resto del universo, quiero decir). Datos significativos o chorradas, lo sabe TODO.

Decide ayudar a la policía para ver si así puede encontrar su identidad. Sufre de ceguera cromática (lo que tiene que ser una putada) pero algunas cosas las ve en color. Váyase usté a saber. Ni él mismo sabe por qué.

Yo, sencillamente, no me lo trago. Es imposible saber TODO sobre TODO. Y si lo sabe todo, ¿por qué no hace algo más útil, como cirujano de trasplantes? Tampoco me creo eso de ver algunas cosas en color… No son momentos en los que lo ve todo en color, no. Son algunos objetos o personas que ve en color. Venga ya…
Poco a poco va descubriendo toda una red que quiere algo de él, pero ni su magnífico cerebro sabe ni qué quieren ni quiénes son.

La serie fue cancelada al cabo de 21 episodios de una única temporada. Y lo único que mola de esos 21 episodios es la última escena. Todo lo demás es insulso. Lo único que resulta interesante es los datos que suelta por doquier.

Nota:
Por una vez IMDb y yo discrepamos. En ella tiene un 8,2. Yo le pongo un cuatro.

Enlaces:
IMDb.
Wikipedia.


This Is Not My Life, mi primera neozelandesa

Y para ser una primera, no está nada mal.

Voy a ser sincera: aprendí la existencia de esta serie porque el actor principal actúa en la nueva de V y llamó mi atención, por así decirlo. Busqué su ficha en IMDb (dónde sino) y vi que había hecho esta serie, en la que protagonizaba el papel principal. Corrí a comprármela, pero no la encontré, así que me la descargué (ya me he dado un azote en la mano, no os preocupéis).

Creo que la vi en dos días, quizás tres. Engancha a muerte.

Alec Ross, interpretado por Charles Mesure (groar, si se me permite) se despierta una mañana y no recuerda nada: ni quién es, ni dónde está ni con quién vive. Su mujer, Callie Ross (Tandi Wright) es la típica ama de casa, adora a sus dos hijos y parece que no ha roto un plato en su vida.
La serie se desarrolla en la idílica ciudad de Waimoana. Demasiado idílica. Es 2020 y todo es tecnología respetuosa con el medio ambiente, modernidad. Justo como queremos que sea el futuro. El problema es que Alec Ross se da cuenta de que no es del todo idílica en realidad y que hay algo detrás de todo ese tinglado.
La doctora Natasha Collins (Tania Nolan) es la médico de las clínicas ‘Wellness’. Desde el principio se ve que sabe más que la populación pero es sólo cuando ya avanzada la serie, su personaje se hace interesante y donde interactúa más con Ross.
Cuando Alec Ross conoce a Jessica Wilmott (Miriama McDowell) es cuando ya no puedes dejar de ver episodio tras episodio. Jessica, como Alec, intuye que no pertenece en Waimoana y que hay algo raro. Es cuando se conocen que empiezan a investigar realmente qué es Waimoana y qué hacen todos allí. El problema es que Gordy Leach (Steven A. Davis) está enamorado de Jessica y la relación se hará difícil.

Al principio, andas un poco perdido (o perdida, en mi caso). Te preguntas que qué narices pasa y suspiras pensando que va a ser un drama familiar; de esos que se suponen que acongojan el corazón. Pero en realidad, es una serie muy interesante, que a cada episodio desvela cosas y esconde otras. Luego empiezas a sospechar y si eres un poco conspiranoide, como yo, te haces una buena idea de lo que ocurre antes de que se haga claro. Esto le podría quitar interés a la serie, pero cuando se sospecha algo, siempre se busca una confirmación, así que compensa.

El acento neozelandés es curioso y difícil de comprender si no se está acostumbrado (lo cual no es mi caso) pero para eso dios inventó los subtítulos.

Hay trece episodios de unos cuarenta minutos cada uno. De momento sólo hay una temporada y no se sabe si harán una segunda. Habrá que rezar para que tengan dinero en Nueva Zelanda y puedan hacerla.

Nota:
En  IMDb tiene un 8,3. Yo le pongo un 8,5.

Enlaces:
Wikipedia (en inglés).
IMDb.

By the way, happy Saint Patrick’s Day!


A %d blogueros les gusta esto: